14.3 C
Corrientes
15.5 C
Formosa
12.7 C
Posadas
13.4 C
Resistencia
15.8 C
Asunción
Domingo 19 de mayo de 2024
-Publicidad-

Apertura de importaciones ¿Cómo impactará en los precios de los alimentos?

El gobierno avanzó en una medida para facilitar el proceso de importación de alimentos. Esto perjudicaría a la producción nacional, cuando los analistas afirman que no afectaría en gran parte a la inflación.

El gobierno avanzó en una medida para facilitar el proceso de importación de alimentos. Esto perjudicaría a la producción nacional, cuando los analistas afirman que no afectaría en gran parte a la inflación.

- Publicidad -spot_imgspot_img

El índice de inflación que se publicó el 12 de marzo arrojó que el promedio de aumento de precios en febrero fue del 13,2%. Esto complica la imagen del gobierno que, de acuerdo a registros de aumentos durante las primeras semanas de marzo, está previendo que el índice que se publicará en abril podría ser incluso mayor.

Esto llevó al Ministro de Economía Luis Caputo a apurar reuniones con los sectores empresariales y, además de quejarse por las ofertas 2×1 de algunos supermercados, avanzar en una medida que brinda más facilidades a la importación de productos de la canasta básica, como alimentos y algunos medicamentos.

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

No te pierdas las últimas noticias en tu e-mail

La idea es que los precios de estos productos bajen al aumentar la oferta de los mismos y así incentivar la competencia entre las marcas. En NEA HOY dialogamos con Martín Kalos, economista y director de EPyCA consultores sobre el impacto que podría tener ésta medida en los precios y en la economía argentina.

Bajar la inflación por rubro

Consultado sobre la medida del gobierno nacional, el economista encuentra un primer error, y es que la misma está dirigida solamente a los productos de un solo rubro. Según explica Martin Kalos, es imposible bajar la inflación punto por punto, rubro por rubro, ya que la inflación de cada rubro está empujada por los aumentos del resto de los rubros.

La inflación es el aumento sostenido y sistemático de todos los precios, no puede pasar en el proceso inflacionario que haya un rubro se atrase sistemáticamente con respecto al resto. Esto implicaría que ése rubro está perdiendo con respecto a los demás”, explica.

Pensar que un rubro, como en este caso sería el de alimentos, pudiese bajar más que el resto de los rubros, significa que hay un rubro que está reduciendo sus márgenes de ganancia más que el resto, y esto es insostenible en el mediano plazo.

Si todos los rubros aumentan, como la energía, el combustible, etc, de logística, de marketing etc. esto aumenta el costo de producción en el rubro de alimentos, aumenta los costos de envasado, los salariales, los de logística, los de marketing, y ésto empuja los precios de los alimentos”, sostiene Kalos. 

Trending  Continúan las Líneas de Crédito para PyMEs con tasas subsidiadas y reintegros en compras por parte del Gobierno de Formosa

El dólar planchado

Pero justamente, si el problema es que los precios de alimentos aumentan porque en Argentina aumentan los costos de producción de alimentos, se podría pensar que incorporar al mercado alimentos importados podría ser la solución, ya que al no contar con este aumento de costos de producción estarían más baratos.

El economista sin embargo aclara que el precio del dólar también es un factor en el proceso inflacionario, y que parte de los aumentos se deben a que se trata de equiparar el producto a los precios del dólar o ante una expectativa de devaluación.

Entonces, según Kalos, cualquier baja de la inflación que se logre mediante la importación de productos no será sostenible, “Porque los costos de producción de los productos que estás importando son más baratos justamente porque mantenés barato el precio del dólar mes a mes, pero ¿Cuánto tiempo vas a poder sostener esa situación? Entonces es pan para hoy y hambre para mañana”.

Lo que puede pasar acá, en el mejor de los casos, es que la importación contribuya a bajar la inflación por única vez, cuando el nivel de competencia aumente con el ingreso de éstos productos importados, pero después de eso esos productos importados van a seguir subiendo de precios a la par de la inflación”, explicó el economista.

Entonces, la medida del gobierno nacional que intenta bajar la inflación mediante la competencia se topa con un segundo problema. Si el primero es que la inflación no puede bajar por rubros, el segundo es el propio desorden macroeconómico que evita cualquier posible solución.

Es cierto que una mayor competencia aporta a bajar la inflación, esa es una verdad innegable, pero hay que ver en qué condiciones, porque si todas las empresas que compiten funcionan en el marco de un desorden macroeconómico que las obliga a aumentar los precios, ahí la competencia no va a ser la solución”.

Trending  Platos típicos de ayer y hoy: las recetas de la Revolución de Mayo de 1810

Destruir la producción

Otra cosa que hay que pensar es en qué parte de la cadena productiva se encuentra el grueso de la inflación, si en los insumos, en el valor agregado de la producción o en el precio final del producto terminado.

Está claro que cada eslabón de la cadena productiva tiene un margen de ganancia que agrega valor al producto final. La materia prima, la producción, la distribución y la comercialización. Si, por ejemplo, el mayor margen de ganancia se genera la distribución, poco se solucionaría la inflación con medidas destinadas a reducir el margen de ganancia de la producción.

Con los datos que se tienen, esto es difícil de ver rubro por rubro. Sin embargo, si se sabe en base a los balances contables de los grandes supermercadistas que el sector de comercialización ha aumentado mucho sus márgenes de ganancias, gracias a que son un sector con más facilidades para trasladar sus costos a los precios.

Sin embargo, la medida que beneficia la importación de productos alimenticios claramente ataca al margen de ganancia de los productores, y ésto no solucionaría la inflación si grán parte de la misma se encuentra en los márgenes de ganancia de los supermercados.

Si el punto es afectar el margen que están cobrando los supermercados, eso no tiene nada que ver con importar alimentos, porque los alimentos importados se venden de nuevo en los supermercados, y ellos no verían razón para retrotraer su margen de ganancia”, explica Kalos.

Acá al único que le estás introduciendo competencia no es al supermercado sino al productor de alimentos”, aclara Martín Kalos, “y le estás introduciendo competencia de una manera desleal, porque le estas poniendo mejores condiciones a los importadores de alimentos que a los productores de alimentos argentinos para importar insumos y materia prima”.

Con ésta medida el gobierno nacional está ofreciendo mejores condiciones financieras al supermercado que quiera importar pastas de Italia que al productor que quiera importar insumos o maquinarias para producir pastas en Argentina. Mientras que el primero accederá a un dólar oficial a 30 días y reducción de impuestos, el segundo tendrá que pagar impuestos adicionales y accederá al dólar en un periodo de tiempo mayor, aumentando su costo financiero.

produccion
La caída del consumo provocó una caída de la producción industrial PyME.

El resultado es un sobrecosto a la producción nacional que le pone en condiciones desfavorables para competir contra los productos importados, haciendo además que a los distribuidores o supermercados les sea más atractivo importar productos que comprar los nacionales. Esto repercutirá en una reducción de la capacidad productiva del país

Si el Estado está ofreciendo mejores condiciones financieras para la importación de un producto terminado que a la importación de insumos, entonces es el Estado el que está decidiendo que el producto importado gane la competencia, y esto a la larga puede ser muy peligroso para la producción nacional”, advierte Kalos.

Debido a la alta inflación y el atraso de los salarios se produjo en los últimos meses una caída abrupta del consumo. Lejos de frenar la inflación, esto produjo una caída en la producción. De acuerdo a la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), esta caída ya se encuentra casi en el 30% interanual.

Una medida que incentive la importación de productos elaborados por sobre las producciones nacionales, profundizará aún más esta caída, ya que supermercados y distribuidores estarían más incentivados a importar que a comprar a empresas nacionales.

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

Dirigentes sindicales y referentes de DDHH anunciaron la convocatoria para el 24 de marzo

Renunció la militante libertaria que cobraba un sueldo de 3 millones en el RENAPER

El ticket del comedor de la UNNE aumentó un 157% y habrá un cupo limitado

últimas noticias

-Publicidad-

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -spot_imgspot_img