10.2 C
Corrientes
10 C
Formosa
10.9 C
Posadas
8.5 C
Resistencia
11.6 C
Asunción
Lunes 27 de mayo de 2024
-Publicidad-

Adicción a las redes: demandan a Facebook e Instagram por afectar la salud mental de los jóvenes

Un informe demuestra que, a pesar de saber que sus plataformas repercutía negativamente en los jóvenes, optimizó sus diseños para que sean cada vez más adictivos.

Un informe demuestra que, a pesar de saber que sus plataformas repercutía negativamente en los jóvenes, optimizó sus diseños para que sean cada vez más adictivos.

- Publicidad -spot_imgspot_img

El año pasado, 33 fiscales generales de los Estados Unidos iniciaron una demanda federal en el distrito norte de California en contra de Meta, empresa matriz de Facebook, Instagram y Whatsapp, a quien acusan de engañar a los usuarios sobre los peligros de sus redes sociales e incurrir en prácticas y de incumplir la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet al recopilar datos de niños de 13.

Paralelamente, otros 8 fiscales demandaron a la empresa en denuncias separadas incluyendo la acusación de que la empresa deliberadamente ha diseñado sus aplicaciones para que sean adictivas para niños y adolescentes, atribuyendo a éste diseño el aumento de problemas de salud mental en ésta población.

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

No te pierdas las últimas noticias en tu e-mail

En febrero se sumaron demandas del estado de Nueva York y numerosas familias que iniciaron acciones legales contra las principales redes sociales, acusándolos de ser adictivas y de tener un impacto negativo en la salud mental de los niños y adolescentes. La demanda de Nueva York incluye también a Tik Tok, Snapchat y Youtube.

Mientras que las demandas en sí mismas marcan un hito en la lucha por la protección de los jóvenes en el mundo digital, la sucesión de ellas habla sobre una reacción en cadena que podría traspasar las fronteras de los Estados Unidos y priorizar el debate sobre el rol de las redes sociales en la salud mental de los menores de edad.

Las razones de la demanda

En Estados Unidos el uso de redes sociales por adolescentes de 13 a 17 años es casi universal. Un 95% de ésta población aseguran tener usuarios en al menos una de éstas plataformas digitales y más de un tercio afirma utilizarla de forma constante.

La bomba estalló en el 2021 cuando periodistas del Wall Street Journal tuvieron acceso a un informe interno de Meta donde el 13,5% de las adolescentes afirmaban que Instagram empeoraban los pensamientos suicidas y el 17% de ellas pensaban que además profundizaban los desórdenes alimenticios.

El reportaje además expuso que, a pesar de ser conscientes de que sus contenidos y exposición empeoraba la salud mental de niños y adolescentes, las compañías como Meta realizaron esfuerzos por aumentar la exposición de estas poblaciones a las plataformas.

Algunos de los recursos utilizados para este fin son el diseño deliberado de sus plataformas para ser más adictivas y aumentar el tiempo de exposición. A través de notificaciones interminables, funciones de desplazamiento infinito y gamificación de la experiencia que brinda estímulos al usuario para su permanencia, buscaron mantener a los jóvenes pegados a sus pantallas por horas.

A esto se suma la utilización de algoritmos sofisticados que personalizan la experiencia del usuario para aumentar su participación. Esto llevó a una retroalimentación constante, producción y exposición a mensajes de odio o imágenes idealizadas del cuerpo que repercuten sobre la salud mental de los más jóvenes.

Si bien las redes han prohibido el uso de sus plataformas para menores de 13 años para cumplir con las regulaciones federales, la investigación halló que las empresas no dedicaron muchos esfuerzos a desarrollar mejores barreras para menores ni vigilar si los niños puedan saltarlas fácilmente.

El impacto

La demanda no apunta hacia una prohibición de uso, sino a una regulación, de la misma forma que pasa con otros productos como el azúcar, el café o los cigarrillos, que obligue a Meta a advertir de forma más activa a los usuarios que sus productos representan un riesgo para los más jóvenes.

Si tiene éxito, podría dar lugar a cambios importantes en la forma en que se regulan y diseñan las redes sociales en todo el mundo. Esto podría incluir restricciones sobre prácticas de diseño adictivas, una mayor transparencia sobre cómo se utilizan los algoritmos y una mayor responsabilidad por parte de las empresas de tecnología para proteger la salud mental de los usuarios más jóvenes.

ADEMÁS EN NEA HOY:

Día de la visibilidad lésbica: ¿Quién fue Pepa Gaitán?

El NEA espera tormentas y chaparrones en las próximas horas: conocé el pronóstico

“En el privado te echan”, ¿Cuánto perdería una empresa si un empleado tuiteara tanto como Javier Milei?

últimas noticias

-Publicidad-

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -spot_imgspot_img