17.9 C
Corrientes
17.8 C
Formosa
15.1 C
Posadas
17.4 C
Resistencia
19.7 C
Asunción
Viernes 19 de julio de 2024
-Publicidad-

Recortes en la ciencia y exilio científico, el caso de Santiago Bouzas

El presidente Javier Milei está avanzando en un recorte de la planta del CONICET y en el llamado a becas doctorales y postdoctorales. Muchos científicos buscan convocatorias en el exterior para continuar sus carreras.

El presidente Javier Milei está avanzando en un recorte de la planta del CONICET y en el llamado a becas doctorales y postdoctorales. Muchos científicos buscan convocatorias en el exterior para continuar sus carreras.

- Publicidad -spot_imgspot_img

Santiago Bouzas estudió la licenciatura en genética en la Universidad Nacional de Misiones. Tras recibirse en el 2014 con una tesis sobre biología del desarrollo, obtuvo una beca del CONICET para estudiar el doctorado en Ciencias Biológicas en la Universidad Nacional de Buenos Aires.

La beca implicó que Santiago trabajara en un proyecto de investigación sobre biología evolutiva. La propuesta fue estudiar la adaptación que generan ciertas moscas al criarse junto a las defensas químicas que utilizan los cactus para repeler herbívoros depredadores. “Lo que estudié es cómo la adaptación a esas defensas químicas generan evolución correlacionada en otros caracteres del individuo como la longevidad, la fecundidad, la morfología, etc.” explica el genetista.

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

No te pierdas las últimas noticias en tu e-mail

Santiago entregó su tesis y recibió el doctorado en el 2021. Para ese momento ya se estaba haciendo efectivo un recorte en el número de becas y posibilidades de planta en el CONICET. Debido a esto, el doctor Bouzas no pudo continuar sus estudios de las moscas del cactus. 

En cambio, consiguió una beca de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación para unirse a un equipo de la Universidad de Mar del Plata y estudiar la interacción entre algas antibióticas y unos mejillones pequeños de la costa bonaerense.

Ante el panorama de que el financiamiento de la ciencia en Argentina podría seguir disminuyendo, mientras realizaba su post-doctorado Santiago fue buscando convocatorias y presentando proyectos a institutos de investigación extranjera. Según comenta, para esa época muchos de sus colegas se encontraban haciendo lo mismo ante la incertidumbre de poder seguir trabajando e investigando en Argentina.

El paso que sigue al postdoctorado es entrar a planta y ser un investigador del CONICET, y con el recorte la competencia en ese momento era cada vez difícil, tenías que haberte destacado mucho para poder entrar porque las vacantes eran muy pocas en comparación por ejemplo a las que se abrían entre el año 2005 al 2014”, explicó Bouzas.

 

Cabe aclarar que tanto la adjudicación de becas como el ingreso a planta se realiza a través de concurso de proyectos y antecedentes, de la misma manera que funcionan todos los institutos de investigación en el mundo. Un recorte en el presupuesto significa que muchos profesionales, con títulos de grado, magíster o doctorados, se quedan sin la posibilidad de continuar sus trabajos de investigación en el país.

Hoy en día, con Milei, está cerrada la convocatoria, entonces no importa si sos un crack, un genio en lo que haces, no entras porque no se están permitiendo ingresos, tus opciones son, o conseguir un trabajo en el privado o irte afuera para seguir investigando”, comentó, “entonces en los dos años que me quedaban empecé a buscar opciones para seguir investigando afuera”.

Trending  Personas en situación de calle acuden al Club Huracán por albergue en las noches de frío

Finalmente, Santiago ganó una de las convocatorias para integrarse al laboratorio de Jennifer Brisson del departamento de biología de la universidad de Rochester, Nueva York, y hace cuatro semanas se fue del país para poder continuar su carrera de investigador. Debido al cierre de las convocatorias del CONICET y recortes en el financiamiento de la ciencia, se espera que en los próximos meses y años muchos investigadores argentinos de carrera deberán emigrar del país como lo hizo él. 

“Que trabajen en el privado”

Bouzas desarrolló su carrera de investigador en proyectos de ciencia básica. Esta se caracteriza porque, a diferencia de la ciencia aplicada, no busca la utilización del conocimiento para resolver una situación práctica, sino que su objetivo es la generación de conocimiento nuevo.

Por ello, muchas personas desde la ignorancia o el sentido común pueden llegar a subestimar el aporte de las investigaciones en ciencias básicas y hasta justificar su recorte y desfinanciamiento pensando que no aporta nada concreto.

Nada más lejos de la realidad. Como bien lo explica Santiago Bouzas, “La ciencia básica es tán importante como la ciencia aplicada y, de hecho, muchas veces la ciencia aplicada toma elementos y resultados de investigación de las ciencias básicas que, a priori, no tenían el objetivo de ser aplicadas, pero que gracias a que estos resultados existen se puede avanzar más rápido en la solución de un problema concreto”.

 

El doctor en Ciencias Biológicas pone el ejemplo de la pandemia. Si ante la emergencia sanitaria se pudo conocer cómo funcionaba el virus del Covid-19 y hasta desarrollar vacunas que contribuyen a la inmunización de la población en menos de un año, fue justamente porque durante décadas varios equipos de científicos se dedicaron a investigar distintos virus relacionados al Covid.

Estas investigaciones no tenían como propósito el desarrollo de vacunas, de hecho, ni se pensaba que este conocimiento iría a necesitar años después. Pero de no haber existido los conocimientos resultantes de dichas investigaciones se habría tardado mucho más en desarrollar las soluciones que la humanidad necesitó durante la pandemia.

Hay una dialéctica entre la ciencia básica y la ciencia aplicada, hay un montón de ciencia básica que terminó en desarrollos tecnológicos que le dieron un avance increíble en la humanidad, el desarrollo de internet fue en principio financiado públicamente y que hoy en día nos cambió como vemos el mundo”, definió Bouzas.

Trending  Advierten que el cierre de los registros automotor implicaría más gasto estatal

Es por ello que todos los países del primer mundo destinan de 2 a 5 puntos del PBI al desarrollo de la ciencia y la tecnología (mientras que Argentina apenas invierte el 0,5 de su PBI), y dentro de esta inversión, una mayor parte está destinada a proyectos de investigación en ciencias básicas, más incluso que la que se destinan a las aplicadas. El propio proyecto que hoy integra Santiago Bouzas es financiado por fondos públicos del Estado de Nueva York.

De hecho, las empresas y fondos de inversión privados de ciencia y tecnología buscan instalarse en países donde exista, por un lado, una fuerte inversión pública en la formación de investigadores y, por el otro, una fuerte inversión en ciencia básica, ya que ésto implica un menor costo en el desarrollo de aplicaciones y tecnología.

Entonces, los recortes o eliminación de la financiación pública de la ciencia en Argentina, o “dejarlo en manos del sector privado”, no solo perjudica a los científicos del sector público, sino que aumenta los costos del desarrollo de ciencia y tecnología en el país y erosiona la propia posibilidad de que exista inversión privada a largo plazo en éste sector.

Que se vayan afuera

El logro de Santiago de haber conseguido continuar su carrera en el exterior puede parecer a algunos una solución a nivel individual y hasta una historia de triunfo personal. Pero se debe tomar en cuenta que la migración de trabajadores calificados por falta de posibilidades es siempre una pérdida para el país que invirtió en su educación. 

Me parece una picardía que se tenga que ir a trabajar afuera gente que se formó con fondos públicos, desde la escuela primaria, secundaria, la universidad que es gratuita, el doctorado que es una beca pública, y hasta el postdoctorado”, opina Santiago Bouzas.

Y finalmente destaca que “el país formó gente justamente para que después les devuelva con su trabajo al país, y bueno, eso lo termina aprovechando otros países, como por ejemplo, en mi caso, Estados Unidos, cuando yo podría estar trabajando en Argentina y ayudando a mi país que es lo que más me gustaría” 

Entonces, mientras que un sector mira al recorte del financiamiento al CONICET o a becas de investigación como una reducción de gastos públicos, lo cierto es que el resultado no es un ahorro, sino una pérdida de toda la inversión que el estado realiza en la educación.  

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

Milei se jactó de eliminar la obra pública y festejó el despido de 70 mil empleados públicos

Piden que el boleto de colectivo aumente por encima de los $1.000 en Corrientes

Agricultura Familiar: Nación cerró la entidad, abrió las importaciones y deja a la deriva a los pequeños productores

últimas noticias

-Publicidad-

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -spot_imgspot_img