14.8 C
Corrientes
15 C
Formosa
16.7 C
Posadas
14.3 C
Resistencia
16.8 C
Asunción
Lunes 24 de junio de 2024
-Publicidad-

Reacción Conservadora: ¿qué pasó con la investigación?

La investigación cosechó distintas expresiones por parte de los sectores afectados y de quiénes celebran la publicación de un mapa que visibiliza cómo se relacionan los grupos políticos en el país.

La investigación cosechó distintas expresiones por parte de los sectores afectados y de quiénes celebran la publicación de un mapa que visibiliza cómo se relacionan los grupos políticos en el país.

- Publicidad -spot_imgspot_img

El 13 de junio, los periodistas Ingrid Beck, Soledad Vallejos, Florencia Alcaraz, Juan Elman, Paula Hernández y Paula Rodríguez hicieron pública La Reacción Conservadora. Una investigación que sistematiza y mapea las relaciones en redes sociales de personajes que integran lo que el equipo de periodistas denomina “la nueva derecha”. 

La Reacción Conservadora solo estuvo unas pocas horas publicada en  elDiario.AR y luego fue dada de baja. A la par, en las redes sociales, principalmente en Twitter eran virales los hashtag #GestapoArgentina y #listanegra para definir a la investigación y denunciar al equipo de periodistas como “perseguidores”. 

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

No te pierdas las últimas noticias en tu e-mail

En NEA HOY, vamos a explicar qué fue lo que ocurrió con La Reacción Conservadora y poner en discusión algunos tópicos sobre lo que supone esta investigación. Para eso, invitaremos a especialistas en la temática para responder cuestionamientos tales como ¿es legal?, ¿qué es la libertad de expresión?, ¿cómo funcionan las burbujas virtuales?, ¿qué son los trolls? y ¿cómo se instala la agenda?. 

Ingrid Beck es una de las periodistas que llevó adelante la investigación.

La investigación 

Los seis periodistas que llevaron adelante la investigación trabajaron durante más de un año para recabar la información necesaria que les permitiera armar una nota que analizaba, a través de un mapa interactivo, el avance de grupos en el país con ideologías contrarias a políticas públicas y leyes en materia de derechos humanos, género y salud sexual. 

El mapeo era interactivo, con un click sobre la imagen de una persona o una figura política por ejemplo, el lector podía conocer a qué partido pertenece, con qué otras figuras se relaciona, twitteros o influencers que lo siguen, filiación religiosa, conexiones internacionales, etc. 

Para completar ese mapa, el equipo relevó casos, entrevistó a referentes de la sociedad civil, figuras políticas y religiosas, pudiendo confirmar vínculos entre los diferentes actores y campañas que llevaron adelante para frenar el avance de leyes que garantizan acceso a derechos tales como la Ley de Aborto Legal, el Cupo Laboral Trans, la Ley de Educación Sexual Integral o la ley de Matrimonio Igualitario, y de Identidad de Género. 

Trending  La industria pyme cayó 19% anual en mayo
Algunas de las personas mencionadas en Reacción Conservadora, eran menores de edad al momento en que fueron investigadas.

El problema es que muchos de los mencionados, no tienen la categoría de “figura pública” o solo son twitteros, también eran menores de edad al momento de ser investigadas. Lo que plantea el cuestionamiento de sí es legal o no exponer los datos personales de una persona. 

Esa búsqueda, contó con el financiamiento de IPPFRHO (Federación Internacional de Planificación Familiar Región Hemisferio Occidenteal), que trabajan para garantizar el acceso a la salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas en más de 20 países del mundo.   

Reacción Conservadora

La Reacción Conservadora presentó un gran debate: periodismo vs. escrache público. Quienes defienden la investigación advierten que es necesario para la democracia de este país conocer y que sean visibles cómo operan en medios tradicionales y redes sociales (como Twitter) algunos sectores de la derecha conservadora para instalar temas en la agenda mediática que van en contra del acceso a derechos básicos. 

La mirada de quienes fueron mencionados en la investigación es otra. Para ellos se trató de un de un “escrache” o de la creación de una “lista negra” por pensar distinto o contrario a quienes dirigen el Gobierno Nacional hoy. Mientras que, a los seis periodistas investigadores, los catalogaron como “la Gestapo Argentina”. 

También los relacionaron al kirchnerismo, al feminismo y criticaron a la organización que financió el proyecto Reacción Conservadora. La libertad de expresión también estuvo en discusión para este sector, puesto que exponer sus posturas frente a ciertos temas son actos de libre expresión desde su perspectiva. 

A pocas horas de estar online, el sitio se cayó y sigue así desde entonces. El equipo de periodistas denunció que la falla se produjo por un hackeo informático. Desde entonces, nadie volvió a acceder al texto ni al mapa de Reacción Conservadora. 

Trending  Tras el lente y la pluma, el amor inmortal de Sara Facio y María Elena Walsh

La violencia como reacción

La exposición de una persona y sus datos personales que no son de interés público, constituye un acto de violencia. La Ley Nacional de Protección de Datos Personales dice que “los datos sensibles solo pueden ser recolectados y objeto de tratamiento cuando medien razones de interés general y que queda prohibida la formación de archivos, bancos o registros”.

Desde ese punto de vista, podría ser ilegal difundir datos personales de una persona que no es pública. Para los que defienden la investigación Reacción Conservadora no se está incumpliendo ninguna ley y afirman que es de interés público la exposición de las relaciones políticas y mediáticas entre algunos personajes de las redes sociales y los medios de comunicación. 

Sin embargo, los mencionados en el mapa de la investigación insisten en que la publicación de sus datos personales y relaciones constituyen un “escrache” y un acto de “violencia política”. 

Marina Abiuso, editora en género de TN, fue centro de una campaña en Twitter para exigir su renuncia.

Lo cierto es que, después de la publicación de Reacción Conservadora, quienes sí recibieron amenazas -incluso de muerte- fueron Ingrid Beck, Soledad Vallejos, Florencia Alcaraz, Juan Elman, Paula Hernández y Paula Rodríguez. Amenazas que serán debidamente denunciadas en sede judicial. 

También otros periodistas como Marina Abiuso, editora en género en TN, que compartió en Twitter la investigación se vio afectada. Contra ella se montó una campaña gestada por otros periodistas que exigen su despido o renuncia a su puesto de trabajo. 

ADEMÁS EN NEA HOY: 

Qué es Fratelli Tutti, la encíclica del Papa Francisco presentada en Corrientes

Implementan un sistema de dispositivos duales para proteger a víctimas de violencias

últimas noticias

-Publicidad-

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -spot_imgspot_img