27.7 C
Corrientes
28.3 C
Formosa
27.7 C
Posadas
27.9 C
Resistencia
29.2 C
Asunción
Viernes 19 de abril de 2024
-Publicidad-

Violencia de Género: La herramienta de control de la dictadura de la que no se habla

Dentro de los horrores de la última dictadura militar reside también un ensañamiento específico contra las mujeres. Violencia física y moral.

Dentro de los horrores de la última dictadura militar reside también un ensañamiento específico contra las mujeres. Violencia física y moral.

- Publicidad -spot_imgspot_img

En 1976, la Junta Militar tomó el poder mediante un golpe de Estado e impulsó un plan sistemático de persecución, represión y crímenes de lesa humanidad. La mayoría de las secuestradas sufrieron formas de violencia de género  específicas por su condición de mujeres.

Las denuncias por violencia sexual formaron parte de los relevamientos de la CONADEP y pudieron escucharse durante el Juicio a las Juntas Militares de 1985.

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

No te pierdas las últimas noticias en tu e-mail

A pesar de que los delitos contra la integridad sexual quedaron excluidos de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, esas denuncias no fueron consideradas en su especificidad en aquella instancia ni suscitaron investigaciones posteriores.

El 33% de los desaparecidos entre 1976 y 1983, eran mujeres y el 10% de ellas estaban embarazadas, según el Informe Nacional sobre Desaparición de Personas.

Hubo una invisibilización por todos lados, pero fue el valiente testimonio de aquellas que sobrevivieron el que permitió conocer que allí, bajo las órdenes del poder de mando, también tuvo lugar una violencia específica, de género, que fue ejercida sobre casi todas las detenidas.

El surgimiento del feminismo y la dictadura

Después de la segunda guerra mundial y el descenso significativo de hombres para las fuerzas de producción hay un “boom” de mujeres entrando al mercado laboral. Esto hace que en Estados Unidos y Europa comience a gestarse lo que se conoce como la segunda ola feminista. 

Aunque no tuvimos esa situación en nuestro país, también hay un aumento del trabajo femenino en Argentina. Desde el punto de vista político y sindical las mujeres fueron interpeladas por el gobierno y por las organizaciones sindicales.

En este contexto, en el cual aumenta su participación en el ámbito laboral, en las universidades, en los sindicatos, las mujeres volvieron a cuestionar su ubicación en la sociedad.

Trending  Repelentes: escasean en el país, pero el NEA produce los propios

“El modelo hegemónico de familia había sido fuertemente tensionado y cuestionado: la presencia de mujeres en todos los frentes de militancia, contribuía a un cuestionamiento de hecho del imaginario de los que era y podía hacer una mujer”. Explica Alejandra Oberti en su tesis “Género, política y violencia. Vida cotidiana y militancia en las décadas del sesenta y setenta”

Epígrafe: Resistencias de las obreras a la dictadura militar.

Medidas de acción psicológicas y la violencia de género

Por supuesto que esto iba en total contramano con la idea de la dictadura de trabajadores dóciles y las mujeres confinadas al mundo del hogar. Es decir que estas mujeres eran doblemente transgresoras a sus ojos.

El patriarcado fue un gran aliado de los represores, necesitaban que las mujeres asumieran su “destino natural”, como esposas y como madres. ¿Por qué? La historia ya había demostrado que cuando las mujeres se ponen de pie, los movimientos de lucha se fortalecen enormemente. 

“Cuando a nuestras madres se las acusaba de haber elegido la militancia por encima del cuidado de sus hijos, se intentaba reponer a las mujeres en el lugar de sumisión”, denunció la periodista Marta Dillon en el juicio en el que testificó por la desaparición de su mamá.

Alejandrina Barry, hija de Susana Mata y Juan Alejandro, asesinados en 1977, cuenta que “la dictadura montó un enorme aparato de propaganda, que los militares llamaban ‘medidas de acción psicológicas’, y que colaboró en desarrollar este ensañamiento contra las mujeres”

“Para eso hacían estas campañas, para contraponer la lucha de quienes buscaban a sus hijos, con las mujeres que supuestamente los abandonaban; para demonizar su militancia y mostrar al Ejército como ‘salvador’, para justificar su accionar genocida.”, afirma Alejandrina.

La violencia de género como mecanismo disciplinador

Hay un componente no sólo de control físico en la violencia de género sino también de control moral.

Trending  ¿Cuáles son los supuestos curros del Estado según Milei?

La desnudez contínua, la humillación, las violaciones, los embarazos y los abortos forzados, fueron algunas de las prácticas más comunes

Es así como queda demostrado que además de todas las torturas físicas propiciadas por la dictadura, se sumó el intento de imponer un control específico sobre los cuerpos y las vidas de las mujeres detenidas.

Además, es efectivo para la sociedad en la que conviven: muchas ex detenidas desaparecidas comentan que, cuando quisieron contar que habían sido violadas se encontraron con valoraciones negativas y juicios morales sobre ellas.

Las prácticas represivas desplegadas por la Junta Militar tuvo una fuerte incidencia del género.

Crímenes de lesa humanidad

La Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad anuncia que hay 312 de sentencias pronunciadas en juicios de Lesa Humanidad en Argentina dictadas entre 2006 y 2023 en todo el país.

Aunque sentaron un importante precedente, sólo en 98 casos se reconoció que los abusos y violaciones contra la integridad sexual de las personas detenidas fueron parte del plan genocida y debían ser consideradas, por ello, como delitos imprescriptibles de lesa humanidad.

Pese a ello, recién en 2010 se consiguió que esos crímenes fueran reconocidos como tales en un puñado de casos.

La violencia de género no es ningún invento nuevo y fue una de las herramientas más crueles de control en uno de los momentos más oscuros de la historia argentina, por eso no podemos dejar de luchar en contra de ella.

Solidaridad, persistencia, paciencia, resistencia y desobediencia.

ADEMÁS EN NEA HOY: 

Trolls aplaudidores y una cortina de humo que no alcanza

Marcha 8M: la lucha por los derechos en el contexto de la crisis económica y la violencia del Estado

Ley Micaela, Davos y la Secretaría de la Mujer: la batalla de Milei contra el feminismo

últimas noticias

-Publicidad-

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -spot_imgspot_img