11.1 C
Corrientes
10.5 C
Formosa
10.7 C
Posadas
11.1 C
Resistencia
12 C
Asunción
Domingo 26 de mayo de 2024
-Publicidad-

Soledad Krainski: la conductora de ómnibus que le ganó a los estereotipos

La correntina comenzó hace algunos años a trabajar en Crucero del Norte y hoy se destaca en la flota de conductores. Antes de la pandemia ya realizaba viajes internacionales y hoy sueña con seguir creciendo como chofer.

La correntina comenzó hace algunos años a trabajar en Crucero del Norte y hoy se destaca en la flota de conductores. Antes de la pandemia ya realizaba viajes internacionales y hoy sueña con seguir creciendo como chofer.

- Publicidad -spot_imgspot_img

Soledad Krainski tiene una historia particular relacionada a los ómnibus. Siempre soñó con ser chofer hasta que hace algunos años se animó a probar en una empresa de larga distancia que hasta el día de hoy trabaja.

A medida que avanzan los años se van desmitificando que existen profesiones de hombres y de mujeres. Ser chofer se vinculaba al género masculino, aunque en el último tiempo esto cambió y hoy existen miles de mujeres al frente de ómnibus o camiones.

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

No te pierdas las últimas noticias en tu e-mail

Tal es el caso de Soledad Krainski, oriunda de Colonia Liebig, que desde pequeña soñaba con subirse al colectivo de doble piso pero desde el asiento de conductora. Fueron pasando los años y el deseo se convirtió en realidad.

“El amor por los colectivos lo llevo en la sangre. Mi sueño era conducir uno de ellos. Vengo de una familia muy humilde, pero siempre decía que iba a cumplirlo. Yo solo quería cerrar mis ojos y soñar que viajaba”, cuenta Soledad.

En la familia Krainski nadie se dedicó al rubro: su madre es ama de casa, el padre es carnicero y sus hermanos trabajan en una yerbatera, pero eso no impidió que la correntina pudiera cumplir sus metas.

La conductora de ómnibus dijo: “Mi pasión nació cuando mi marido me enseñó a manejar el camión para la empresa que trabajaba. Nadie en mi familia es chófer o se dedica a este rubro, la única rara que ama los fierros soy yo”.

Trending  El Centro de Medicina Nuclear llegó a los 803 pacientes combinando el rostro humano de la Salud Pública con servicios de última generación

Sus inicios como chofer

Soledad Krainski relató que el día que vio en internet una publicidad de Crucero del Norte promocionando mujeres al volante, se le llenaron los ojos con lágrimas al ver que una empresa tan importante se interesara en “nosotras” y, por esto, decidió “probar suerte”.

Krainski se sorprende a diario por el cariño que le brindan los pasajeros.

Al poco tiempo de anotarse para el trabajo, la llamaron para comunicarle que había sido preseleccionada para la prueba de manejo. Era tal la emoción que hasta casi pierde “la oportunidad de su vida” porque cortó la llamada a penas escuchó la noticia. “No lo podía creer”, recordó.

“SER CHÓFER NO ES FÁCIL. ES UNA PROFESIÓN QUE NO A TODOS SE NOS DA, PERO CUMPLIR LAS METAS, SUEÑOS Y ANHELOS ES LO MÁS MARAVILLOSO. LAS MUJERES PODEMOS SER CAPACES DE LLEGAR MUY LEJOS SI NOS PROPONEMOS”.

Las pruebas que le realizaron consistieron en evaluaciones teóricas y prácticas durante 15 días. Allí, el instructor de manejo controlaba hasta el “más mínimo detalle”, tal es así que sólo tres personas superaron el filtro e ingresaron a la empresa: una de ellas fue Krainski.

Empecé con viajes de larga distancia e inclusive internacionales hasta Brasil y Paraguay. Hasta el día de hoy seguimos con cursos y capacitaciones para superarnos día a día”, explicó.

De todas formas, no todo fue color de rosas en sus inicios como chofer de ómnibus. Es que muchas personas, especialmente hombres, desconfiaban de sus habilidades como conductora y hasta le hicieron pasar momentos difíciles.

Crucero del Norte tiene una flota importante de mujeres al mando de ómnibus de larga distancia.

Ante estos episodios, la conductora señaló: “No fue difícil pero tampoco muy fácil, porque las personas no nos veían como choferes sino como azafatas. Muchas veces se paraban en la escalera, nos controlaban el manejo y si estábamos atentas al volante”.

Trending  El Centro de Medicina Nuclear llegó a los 803 pacientes combinando el rostro humano de la Salud Pública con servicios de última generación

A medida que pasaron los meses, Soledad fue tomando mayor confianza a tal punto que en algunos viajes oficiaba de chofer, cobraba los pasajes y hasta era maletera.

“Mí incentivo son los pasajeros que viaje tras viaje fueron agarrando confianza. Me hablan, aconsejan y hasta se sacan fotos conmigo; tanto así que mí colega de viaje se sentía un poquito celoso”, cuenta la oriunda de Colonia Liebig.

Su presente en Crucero del Norte

Las empresas de transporte fueron una de las más castigadas por el virus COVID-19, muchas de ellas tuvieron que bajar sus persianas definitivamente y otras se reinventaron. 

Los ómnibus de larga distancia volvieron en 2020 con protocolos de bioseguridad.

Sobre esta situación, Krainski contó: “El 2020 creo que no solo nos afectó a nosotros sino a todo el país, pero la empresa nunca nos soltó la mano. Estuvimos parados mucho tiempo sin viajar pero con muchos cursos online de capacitación de cómo iba a ser nuestra vuelta”.

En el Mes de la Mujer es bueno visibilizar estas historias que puedan motivar a no bajar los brazos y luchar por los sueños, como lo hizo Soledad Krainski que disfruta a pleno el trabajo que siempre imaginó.

ADEMÁS EN NEA HOY:

Verónica Molina: “hay que apuntalar la agricultura familiar, campesina e indígena para el abastecimiento local y fomentar los sistemas productivos”

Formosa: la heroica enfermera Qom que está en la primera línea en la lucha contra el COVID-19 en las comunidades originarias

últimas noticias

-Publicidad-

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -spot_imgspot_img