22.2 C
Corrientes
24.4 C
Formosa
23.2 C
Posadas
21 C
Resistencia
25 C
Asunción
Lunes 15 de abril de 2024
-Publicidad-

Coparticipación federal: ¿cómo funciona el sistema que abrió las puertas a un posible juicio político a la Corte Suprema?

Tras el fallo de la Corte Suprema y la disputa por la cantidad de fondos coparticipables que recibe Capital Federal, surgieron dudas y críticas hacia el sistema de coparticipación federal

Tras el fallo de la Corte Suprema y la disputa por la cantidad de fondos coparticipables que recibe Capital Federal, surgieron dudas y críticas hacia el sistema de coparticipación federal

- Publicidad -spot_imgspot_img

El fallo de la Corte Suprema en beneficio a la Capital Federal no sólo desató una polémica entre el gobierno nacional, el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la propia corte, sino también sobre la propia legitimidad del sistema de coparticipación federal.  

Entre los cuestionamientos, se encuentra el reparto desigual de la misma, el beneficio mayor o menor que obtienen algunas provincias y si verdaderamente el sistema de coparticipación federal está cumpliendo con los objetivos que se había planteado en un principio.

SUSCRIBITE GRATIS AL NEWSLETTER

No te pierdas las últimas noticias en tu e-mail

En la siguiente nota, te explicamos cómo funciona el sistema, para qué y cómo podemos saber si verdaderamente funciona.

¿Por qué existe la coparticipación?

Argentina presenta importantes desequilibrios en el desarrollo de sus distintas regiones. Algunas se deben a razones geográficas, presentando regiones con más o menos cantidad de recursos naturales explotables y una diferencia en los valores de mercado de los mismos a lo largo del tiempo.

Pero también existen razones históricas, fruto de sucesivos modelos de desarrollo por los que fue atravesando el territorio nacional y dieron como resultado un país con una fuerte concentración poblacional, de inversiones y de oportunidades en el centro del país.

Para contrarrestar ésta disparidad o inequidad y que la población de todo el país tenga las mismas oportunidades, por ejemplo, en términos de acceso a educación y salud de calidad, es necesario un sistema de reparto de recursos que ocupe aportes de las provincias más ricas en beneficio de las provincias más postergadas.

Argentina tuvo distintos sistemas de reparto federal de recursos. El sistema de coparticipación federal es el utilizado actualmente, y se basa en porcentajes fijos que fueron establecidos en la la Ley 23.548 aprobada en 1988 y prorrogados desde entonces.

Bajo este sistema, las provincias delegan al Estado nacional el cobro de ciertos impuestos, como el IVA, combustible o Ganancias, para que éste los reparta entre las provincias, dando la posibilidad de reducir la desigualdad en inversión y gasto público en aquellas que tienen una menor recaudación por tener menos población o menos consumo.

Trending  Cómo editar un mensaje de WhatsApp

A partir de allí, se establece la repartición a las provincias de un porcentaje de lo recaudado mayormente por los impuestos nacionales internos (excluyendo a los aduaneros). Actualmente, se reparte a las provincias el 61% de lo recaudado por estos impuestos, el 38% lo retiene Nación y el 1% se destina a los Aportes del Tesoro Nacional.

Disparidad en el desarrollo

La coparticipación es el reparto de los impuestos que el Estado recauda a lo largo y ancho del país. Corresponde, por ende, que la Nación establezca algún tipo de criterio para que ésta recaudación vuelva a ser repartida entre las provincias.

Cada provincia cuenta también con un sistema propio de recaudación de todos los impuestos provinciales, rentas, inmuebles o tasas. Sin embargo, lo que se recauda con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) o el Impuesto a las Ganancias va a una caja común.

Se entiende que el cobro de un impuesto de manera igual a lo largo del país podría ser recesivo o reproducir las disparidades entre éstas provincias, ya que el ciudadano de la provincia con menor PBI per cápita o menor índice salarial estaría aportando los mismos impuestos a la nación que un ciudadano de la provincia con mayor PBI per cápita o mayor índice salarial.

Es por ello que no se puede establecer un criterio fijo en donde a cada provincia le corresponda un porcentaje de coparticipación dependiendo de lo que aporta. La coparticipación federal tiene por objetivo contrarrestar éstas disparidades geográficas, y en cambio un reparto en relación a lo recaudado contribuiría a reproducirlas y aumentarlas.

Las críticas al sistema de coparticipación

Algunas críticas se dirigen a remarcar que, a pesar de tener un sistema de coparticipación desde hace varias décadas, parece no haberse solucionado la disparidad regional y que muchas de las provincias más beneficiadas en el reparto federal siguen encontrándose por debajo de la media nacional en muchos de los indicadores de desarrollo.

Trending  Cuáles son los riesgos de contraer dengue en el embarazo

Lo importante a destacar es que el porcentaje que recibe cada provincia fue cambiando con el tiempo y particularmente en cada gestión nacional. Hoy en día, las provincias más beneficiadas con el reparto federal de los recursos son Jujuy, Chaco, Catamarca, La Rioja y Formosa, representando un 86% de lo que recaudan, pero esto siempre fue así.

La coparticipación representa más del 85% del gasto público de provincias como Jujuy, chaco, Catamarca, La Rioja y Formosa.

Otra cosa a tener en cuenta es el margen que tiene cada provincia para ocupar esos recursos en un aumento del desarrollo teniendo en cuenta que se encuentran en una situación de postergación histórica.

Para explicarlo sencillamente, la remisión de fondos a una provincia significa un incremento del gasto público de la misma, y en primer lugar, todo gasto implica un efecto multiplicador en el ingreso o renta.

Pero se debe tener en cuenta que las provincias con menor desarrollo demandan bienes de otras provincias para su producción. Entonces, aunque se incremente el gasto público en una provincia gracias al reparto de la coparticipación federal, de todos modos parte del efecto multiplicador de éste gasto estará impactando en una segunda provincia hasta que se logre un desarrollo mayor en la primera.

Lo segundo a tener en cuenta es que ésta inequidad en el desarrollo a su vez genera que las provincias que vemos más beneficiadas por el reparto de la coparticipación federal sean justamente las que tienen una mayor necesidad de utilizar estos recursos en gasto social. El error es pensar que esta pueda usarse como razón para decir que el sistema de coparticipación no funciona, cuando en realidad es una razón para mantenerla, ya que significa que se está incrementando el gasto público en las provincias que más lo necesitan.

 

ADEMÁS EN NEA HOY:

Capitanich habló de su reelección y salió a cruzar a un medio nacional por fake news

El Ministro de Justicia de la Nación denunció a Marcelo D’Alessandro

Juicio Político a Rosatti: ¿Qué resultado tuvo el encuentro entre los gobernadores y el Presidente?

últimas noticias

-Publicidad-

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -spot_imgspot_img